Hay muchas falsas creencias referentes al mundo de la informática, como por ejemplo el de “Linux es complicado” y “el software tiene que ser gratis”. Quizá la primera sea discutible, pero la segunda no lo es.

El software libre tiene y debe respetar las cuatro libertades que hace ya años propuso Stallman. Mientras esas cuatro cosas se cumplan, el software es libre. Pero ahora bien, ¿es obligatorio que ese mismo software sea gratuito?. Claramente no.

Pese a que la gente esté acostumbrada a obtener a coste cero aplicaciones y sistemas libres, esto no tiene por qué ser así. De hecho, un programador está legítimado para cobrar por sus productos. Es más, una persona que obtenga de manera gratuita ese mismo producto, puede también venderlo por su cuenta. Esto último puede parecer algo injusto o extraño, pero las cuatro libertades aseguran que puedas hacer cualquier cosa con él, y eso incluye obtener dinero con su venta o cualquier otra actividad.

Algunos dicen que se debería pagar obligatoriamente por cada copia, otros dicen que siempre debe ser gratis. Yo digo que ni lo uno ni lo otro.

Nadie va a conseguir cobrar forzosamente por el software libre, nunca. Porque siempre podrás hacer una copia de la de un amigo, o podrás bajarlo de la red de alguien que quiera compartirlo, y es completamente legal. Que no hayas pagado por él no significa que no sea tuyo, al igual que si alguien me regala un disco por mi cumpleaños, no me ha costado dinero, pero sigue siendo mío.

Sin embargo, la libertad de pagar un precio si lo creemos conveniente existe. Es decir, nosotros por propia voluntad, podemos decidir adquirir una copia de ese software pagando un precio o simplemente haciendo una donación. Esto además de posible, es recomendable, sobre todo en aquellos sistemas y aplicaciones que no tienen una gran compañía detrás que les apoye. Por tanto, si usas con mucha frecuencia un software libre determinado que has conseguido de manera gratuita, plantéate, siempre dentro de tus posibilidades, en dar algo a cambio.

Por tanto, ¿deberíamos pagar por el software libre? No de manera forzada, pero sí de manera voluntaria.

Es la fórmula perfecta que hace que este sistema funcione.

Fuente|blacktrue.com