Como convertir a Linux a un usuario sin conocimientos de informática.

Linux ha recorrido un largo camino desde sus inicios y hoy por hoy está listo para ser usado por usuarios sin conocimientos informáticos.
Mucha gente no está contenta con Windows y está buscando una alternativa. El problema es que estos usuarios no están muy interesados en la informática y no consideran Linux como una alternativa. Estas personas son un poco escépticas y se ponen nerviosas cuando se trata de cambiar su sistema operativo por uno nuevo. Les preocupa no saber como usarlo y que les resulte muy difícil aprender a manejarlo. Linux tiene algunos inconvenientes y es importante que el usuario los conozca. Sin embargo Linux está listo para el mercado global y los usuarios sin conocimientos previos.
Para empezar es necesario escoger una distribución de Linux que sea fácil de usar para un neófito. Si escoges una distribución compleja que requiera un gran trabajo de ajustes y configuración el usuario se desanimará enseguida. A menudo puede llegar a creer que Linux es malo, cuando lo que en realidad ocurre es que ha sufrido una distribución inadecuada que no tenía en cuenta sus necesidades.

Mint Linux, Fedora y Ubuntu son una buena opción para usuarios sin experiencia. Personalmente prefiero Ubuntu, pero es cosa tuya decidir qué puede resultar más adecuado en cada caso.

El punto fuerte de estas distribuciones es que el software más importante viene ya instalado por defecto. Por ejemplo, Openoffice es fundamental para la creación de documentos y GIMP es una buena opción para editar gráficos. También es muy importante que incluyan Skype. Ya sé lo que vas a decir: Skype es un programa propietario. Casi todos los que se pasan a Linux quieren tener Skype preinstalado. Es importante que no dejemos que nuestra ideología limite su uso del sistema operativo. Es necesario que ofrezcamos a los nuevos usuarios lo que ellos necesitan. Si el usuario quiere software propietario en su Linux, adelante. A la mayoría de los usuarios sin conocimientos previos de informática no les importa mucho la causa del software de código abierto. Es triste pero cierto. Lo único que quiere el nuevo usuario es un sistema operativo es que funcione tan fácilmente como sea posible y que le permita hacer todas las cosas a las que está acostumbrado.

Asegúrate de que todas las aplicaciones importantes vengan instaladas por defecto y que el usuario tenga que enredar en la configuración lo menos posible. Cuanto menos, mejor. Pregúntale qué programas usaba en Windows y trata de ofrecerle alternativas en Linux. También puedes instalar Wine que le permitirá usar algunas aplicaciones de Windows cuando no exista una buena alternativa en Linux.

El aspecto visual es muy importante. A la mayoría de los usuarios nuevos no les interesa el código. Ellos sólo ven el GUI. Si consigues que su distro tenga un aspecto chulo y molón quedarán prendados. Puedes conseguir algunos temas en Gnomelook.org.

A mucha gente le gustan los ordenadores de Apple simplemente por motivos estéticos. Esto puede parecerte muy superficial pero estamos hablando de usuarios sin conocimientos de informática que se acaban de cambiar a Linux. Compiz es otra buena herramienta. Puedes conseguir espectaculares efectos gráficos si su ordenador es lo suficientemente potente. Con un montón de temas y llamativos efectos 3D conseguirás que la apariencia de su escritorio Linux sea más bonita que la de cualquier ordenador con Windows o MacOS. Dales un poco de fuegos artificiales.

La cuestión más importante de todas es sin dudas la asistencia. No es de recibo instalarles todo y luego abandonarles a su suerte. Les surgirán muchas dudas. Algunas probablemente serán ridículas, pero es importante que los usuarios novatos reciban toda la asistencia que necesiten. Hay que mostrarles dónde está todo en Linux. Cómo acceder a las aplicaciones y cómo instarlas y borrarlas.

Tendrás que explicar todo aquello en lo que Linux funciona de modo diferente, como por ejemplo los formatos de fichero de código abierto que a buen seguro no conocerán.
Si no se proporciona asistencia regularmente a un neófito, se frustrará con Linux y probablemente acabe odiándolo por alguna razón absurda.

Es importante instruirles sobre el sistema operativo, que sepan que ciertos aspectos funcionan de forma diferente a Windows. En definitiva, lo más importante es elegir una buena distribución que sea apropiada para novatos. Hay que asegurarse que vengan instaladas todas las aplicaciones importantes, aunque sean propietarias. Para ellos, en Linux simplemente todo tiene que funcionar. Después asegúrate de que tengan una intefaz gráfico espectacular de forma que se enamoren perdidamente del aspecto de su nuevo sistema operativo. Y por último lo más importante: hay que darles asistencia técnica de principio a fin. No intentes que averigüen cosas por sí mismos ya que enseguida se verán frustrados y confundidos. Linux es un estupendo sistema operativo que también pueden utilizar personas sin conocimientos técnicos. Sólo hace falta presentárselo de un modo apropiado. Una vez que empiezan, no hay marcha atrás.

Fuentes:

librodenotas.com

idreamoflinux.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: